Por: Enrique Escamilla

Después de la revolución industrial, el ser humano se empezó a dar cuenta que las actividades productivas generaban daños al entorno en el que cohabitan. A partir de ese momento, nace en el mundo el movimiento que proclamaría a los cuatro vientos que se cuidara el medio ambiente. Este movimiento toma como estandarte la sustentabilidad mundial en el largo plazo, y exige a las instancias productivas y reguladoras que tome acciones para que se frene el deterioro ambiental causado por la actividad humana.

Hoy en día el tema está más vigente que nunca. Los movimientos medioambientales son más y cada vez más fuertes. Los gobiernos han tomado responsabilidad sobre el tema, y las empresas empiezan a ver cordura en estas teorías, cuando en el inicio de la era industrial el único enfoque era el de producir más productos para generar más ganancias.

medio ambiente sustentabilidad

La sustentabilidad ambiental es un tema que las empresas tienen que adoptar de manera obligatoria. No solo porque algunas regulaciones de ley lo soliciten, sino porque participar del cuidado del medio ambiente genera utilidades para la empresa.

Si generaciones anteriores leyeran el párrafo que antecede a este, posiblemente exclamarían “imposible, cuidar al medio ambiente es un gasto, hay que gastar para cuidar”. Sin embargo, la situación actual del mercado mexicano ha dado las condiciones para que el tema medioambiental se convierta en un beneficio y no en un gasto para las empresas.

¿Cómo se logra esto? Pongamos algunos ejemplos prácticos. Uno de los gastos más fuertes que tienen las empresas (a manera general) es el de energía eléctrica. En la actualidad los costos de la energía eléctrica comparados con la inversión en energías sustentables, como la solar, son materia de análisis importante en materia de costos. En general, implementar un sistema de energía solar equivale al costo de pagar el servicio de energía eléctrica por 5 años, lo que significa que después de ese periodo, la empresa podrá tener energía limpia y prácticamente gratis de por vida, mejorando sus costos e impactando en ahorros que se pueden convertir en utilidades. Hoy en día, son cada vez más las empresas que empiezan a buscar invertir en energías sustentables, no solo para ponerse el título de empresa verde o tener la consciencia tranquila, sino por generar mejores condiciones financieras para la empresa.

medio ambiente energia solar para empresas

Otro ejemplo es el del consumo de agua, el cual es otro de los gastos fijos que representan un costo directo en la mayoría de las empresas. Para ejemplificar mejor, basémonos en el tema de los sanitarios. La mayoría de las empresas que se instalaron en propiedades con una antigüedad mayor a 10 años, tuvieron acceso a sanitarios “clásicos”. Si bien ya existían nuevas tecnologías en la materia, el costo de adquisición en ese tiempo era demasiado alto y la oferta limitada. Estos sanitarios “clásicos” tienen un consumo 3 veces mayor al que tiene un equipo con “tecnología verde” y que actualmente en el mercado se puede conseguir por un precio relativamente similar a un sanitario clásico. Entonces, ¿vale la pena cambiar los sanitarios? La respuesta es sí. El ahorro de cambiar los sanitarios representa un ahorro en consumo de agua del 66%, que se impacta directamente en el recibo de pago del servicio, generando ahorros para la empresa que se pueden traducir a utilidades directas.

medio ambiente ahorro de agua

Así como estos ejemplos se pueden enumerar diversas formas en las que las empresas, desde mipymes hasta grandes industrias, pueden invertir en medio ambiente con la seguridad de que su inversión será redituada en el corto-mediano plazo, además de poder presumir que son una empresa verde y tener la consciencia tranquila.

En el próximo artículo hablaremos de cómo el cuidado al medio ambiente genera ventas para las empresas. Sí, ventas.