Crear tu siguiente negocio desde cero

Por: Enrique Escamilla Cantú

Hola empresario. Si tú ya tienes un negocio y quieres crecer, principalmente existen dos caminos. El primero es el crecimiento del negocio que ya tienes, y el segundo es hacer otro negocio nuevo. Si quieres aprender cómo crear un negocio nuevo desde cero, que sume a tus resultados empresariales y sin invertir grandes cantidades de dinero, lee con atención este artículo.

Si quieres crecer como empresario, es muy importante que sepas cómo puedes hacer más negocios. Seguramente has visto oportunidades de iniciar un nuevo proyecto, pero te detienes al pensar que abrir un nuevo negocio requerirá mucha inversión y sobre todo mucho trabajo. Pero esto no tiene que ser así, te explico.

Hay muchos tipos de negocios que se pueden abrir. Hoy te voy a explicar el tipo de negocios que a mi me gustan y que te recomiendo que analices para que puedas hacer un nuevo negocio sin el dolor de cabeza de la inversión y de tener que trabajar 18 horas diarias. Para hacer esto es necesario comprender un concepto vital en cualquier tipo de negocio, esto es el papel que juegas tú como dueño del negocio.

El papel del dueño del negocio no es operar el negocio. Con operar me refiero a buscar proveedores, atender clientes, tomar pedidos, cobrar, facturar, etc. Todo eso que seguramente conoces que sucede todos los días en una empresa. Si estás haciendo esto en tu empresa actual, ese es precisamente el motivo que te impide crecer, así que pon atención a lo que sí es el verdadero papel del dueño del negocio.

El empresario o dueño del negocio debe enfocarse principalmente en crear. Así de simple. Pero, ¿crear qué? Empecemos por la idea o la visión del negocio. El dueño debe diseñar el negocio desde su concepción a su estructura para asegurarse que pueda caminar. Imagina el papel de un arquitecto en una construcción, o mejor aún, quien contrata al arquitecto. El trabajo es pensar y diseñar lo que va a suceder para que otros lo ejecuten. Se que de inicio es difícil digerir esto si eres un empresario que hace de todo en su empresa, pero es importante que entiendas el concepto ya que es la base del crecimiento.

Con esta idea en la cabeza es momento de iniciar un nuevo negocio. Paso número uno: pensar. ¿Qué negocio puedo abrir? Esta pregunta es un detonante de la imaginación, pueden venir decenas de ideas a la mente, ya que literalmente puedes abrir cualquier tipo de negocio, como un restaurante, una ferretera, una llantera, una carpintería, distribución de productos de belleza, un bar, un hotel, un despacho administrativo, una agencia de reclutamiento, ¡en fin!, la lista es infinita. Pero para facilitarte esto pensemos en dos cosas.

Primero pensemos en tus clientes actuales. Aquellos que ya te compran en tu empresa actual. Entendamos sus necesidades y pensemos ¿qué más le puedo vender a mis clientes? Si tienes por ejemplo una barbería y tus clientes son principalmente hombres de negocios de entre 30 y 40 años, pudieras pensar por ejemplo en venderles ropa de marca. De esta forma tu nuevo negocio inicia con una gran ventaja ¡tu nuevo negocio nace con clientes!

Pero hay que pensar una segunda situación. Posiblemente estás pensando «Claro, como si fuera muy fácil comprar 10 mil dólares de ropa de marca para ver si se vende, y ¿quién la va a vender, poner el local, cobrar, atender al cliente, etc…?» Así que vayamos al segundo punto.

Este nuevo negocio deberá de cumplir con dos elementos clave: fácil operación y mínima inversión. De esta forma alinearemos nuestro nuevo negocio sobre estas reglas que eliminarán la mayoría de los problemas que normalmente acompañan a un negocio nuevo. Sigamos con el ejemplo.

Al pensar en la ropa de marca, lo primero que viene a la mente es la inversión. Si cada prenda cuesta 100 dólares y requiero un stock de 100 prendas para iniciar, la inversión inicial solo para inventarios se vuelve costosa. En cuestión de operación posiblemente pueda utilizar un área del local de la barbería y usar la misma caja para cobrar a los clientes. Hemos solucionado la parte operativa, pero no la de inversión. Así que este nuevo negocio no cumple con lo que buscamos.

Analicemos nuevamente. Tengo clientes hombres de negocios de 30 a 40 años y quiero un nuevo negocio de baja inversión y fácil operación. ¿Qué tal un servicio de limpieza para oficinas? Se que todos mis clientes acuden a sus oficinas todos los días y todas las oficinas requieren limpieza. La inversión inicial es mínima, ya que solo requiero algunos productos de limpieza y contratar un par de personas de salario bajo. No requiere un local, inventarios, ni nada especial, más que una persona con un teléfono para hacer las ventas. Este modelo sí cumple con lo que buscamos: fácil operación y mínima inversión.

Esto es solo un ejemplo, tú deberás hacer tu propio análisis. Recuerda pensar primero en que tú no eres el que va a operar ese nuevo negocio, y que ese nuevo proyecto se puede apalancar con los clientes que ya tienes. Además, no olvides: fácil operación, mínima inversión.

Si quieres aprender más, sígueme en Instagram @enriqueescamilla.oficial y asiste a una de las clases gratuitas. Lo que descubrirás ahí cambiará por completo la forma en que ves tu negocio y tu vida.

Enrique Escamilla Cantú es fundador del movimiento Empresarios Libres, donde ayuda a empresarios a ganar más y vivir mejor. Profesional de los negocios en México y USA con más de 20 años de experiencia, autor de libros de negocios, conferencista y creador de Método Dueño de Negocios X3.

Suscríbete a lafuentedeideas.com para ser el primero en recibir mis artículos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: