3 razones por las que la gente que contratas “no funciona”

Por: Enrique Escamilla Cantú

Hola empresario. Hacer un equipo de trabajo efectivo es una de las tareas más importantes que debes hacer cómo empresario. Si has transitado por el camino de buscar gente talentosa, seguramente te has dado cuenta que esto no es fácil. Hoy te voy a dar las 3 razones por las cuáles la gente que contratas no funciona.

Una de las tareas principales de un empresario es armar a su equipo de trabajo, y cuando digo “su equipo” me refiero a los puestos más importantes de la organización, no a todo el personal. Los puestos básicos en los que el dueño debe estar enfocado son el encargado de la operación del negocio, el responsable del área comercial, y el jefe de administración. Adicional a estos, dependiendo del grado de madurez de la empresa, pueden venir otros puestos claves superiores como puede ser el área de talento humano o marketing.

Es importante diferenciar que estos puestos son los que el dueño debe observar al armar su equipo, no puestos inferiores en la organización. Entendiendo esto, vamos a ver por qué a la hora de armar tu equipo has tenido tantos problemas. Te voy a explicar 3 razones importantes y te voy a decir cómo solucionar estos temas.

La primera razón es que no juegas a la probabilidad. Existe una estadística muy importante que dice que solo el 1% de la gente que participa en procesos de reclutamiento a nivel gerencial, son gente con capacidad y talento extraordinario. ¿Cuántas personas participan en tus procesos de reclutamiento y cuántas necesitas para encontrar a esa persona talentosa? Si eres como la mayoría seguramente no participan más de 10 personas y de estas escoges al mejor, o más bien dicho “al menos peor”. ¿Te suena esto?

Para entrar a jugar al mundo de las probabilidades tienes que hacer que tu base de reclutamiento aumente drásticamente. Para encontrar una persona talentosa requieres al menos 100 personas en tu proceso. Pero cuidado, no solo se requiere de meter a 100 personas para encontrarlo, deberás hacer un proceso de filtrado cuidadoso para asegurarte que al final te quedes con tu próximo jugador estrella.

La segunda razón viene como un tema cultural. Muchas veces puedes hacer una buena contratación, pero al entrar a trabajar a tu organización esta persona parece cambiar radicalmente. Esto sucede muchas veces por los cambios organizacionales.

Recuerdo muy bien una vez que contraté a una persona con mucha experiencia en grandes empresas corporativas internacionales. La entrevista fue perfecta, tenía extraordinarios conocimiento, liderazgo, motivación, ¡todo! Pero, al entrar a la organización empezó a decir a casi todo “eso no se puede”. Y aunque se le mostrara prueba de que era posible hacer algo, él decía “no es posible”. Esto sucedió porque su amplia experiencia se había dado en organizaciones de miles de empleados donde todo está procedimentado, todo tiene reglas estrictas y todo lo que puedes hacer debe estar escrito en un papel. En la pequeña y mediana empresa esto no funciona así.

Para resolver esto hay que volver a las bases. La forma más fácil de tener talento alineado a la cultura es formarlos desde adentro. Hay miles de jóvenes con ganas de crecer y tener una oportunidad, que están deseosos de pertenecer a una organización y ser parte de la cultura. Es mucho más fácil que un joven adopte la cultura que una persona con amplia experiencia. Los vicios del mundo corporativo son muchos. Desarrolla talento dentro de tu empresa a través de programas de practicantes y capacitación continua.

Un factor más, el tercero, que te está generando problemas a la hora de contratar posiciones superiores en tu organización es que no hay una corresponsabilidad al resultado. “Vas a ganar $XX,000 al mes, y podrás seguirlos ganando mientras hagas un buen trabajo. Si lo haces bien, ya veremos en algunos años si tu sueldo puede subir un 5%” ¿Has escuchado algo así? Esto no funciona. Tiene que haber una corresponsabilidad entre los resultados y el sueldo. ¿Quieres a los mejores? Tienen que ganar como los mejores.

Para resolver esto, diseña un modelo de compensación variable con amplias posibilidades de crecimiento perpetuo. ¿Qué te parecería cambiar la propuesta por “Vas a ganar $X,000 mensuales, pero adicionalmente te vas a llevar el 10% de las utilidades del negocio, esto significa que si el negocio gana 100,000 dólares, 10,000 son tuyos, pero si no hay utilidades no te llevas nada”? Este cambio alienta a los verdaderos líderes a tomar las posiciones y te ayuda a hacer un mejor gasto en nómina ya que está ligado directamente a los resultados.

Pon atención a estos factores y cambia la realidad de captación de talento de tu empresa. Comenta si tienes alguna duda y con gusto te respondo.

De nada sirve conocer algo nuevo si no tomas acción y lo conviertes en una realidad. De ti depende impulsar tu negocio al crecimiento.

Enrique Escamilla Cantú es un profesional de los negocios con más de 20 años de experiencia en negocios internacionales, articulista, escritor de libros, conferencista y mentor empresarial. Ha ayudado a decenas de empresarios a hacer crecer sus empresas. Si quieres saber más visita: facebook.com/domiinagroup



Categorías:Crecimiento empresarial, Gerentes, Negocios

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: