Mucho trabajo, poco dinero

Por: Enrique Escamilla Cantú

Hola empresario. Ojalá la cantidad de trabajo fuera proporcional al dinero que se gana. Si fuera así, muchos negocios no quebrarían. Los emprendedores y empresarios saben trabajar duro, pero esto no siempre se traduce en ganar mucho dinero. En este artículo te voy a enseñar cómo asegurarte que tu trabajo esté siendo verdaderamente un productor de riqueza.

Trabajo duro no siempre es igual a éxito. Conozco gente que trabaja 18 horas diarias y está en quiebra. También conozco gente que trabaja 4 horas diarias y son millonarios. No me malentiendas. No quiero decir que para tener éxito debas trabajar 4 horas diarias, pero es importante que entiendas que el simple hecho de trabajar más horas o con más “ganas” no es por sí mismo un factor de éxito.

Te voy a decir 2 cosas que tienes que saber sobre esto y que seguramente no te han dicho antes. Por algún motivo, las escuelas, el gobierno y la sociedad en general, quieren que trabajes mucho, pero no que ganes mucho.

Lo primero que tienes que entender es en qué ocupas tu tiempo. Podrías trabajar mucho por ejemplo contando una y otra vez el dinero de la caja registradora de tu tienda, cobrando a los clientes, llamando a los proveedores, firmando cheques, regañando empleados, y otras actividades que seguramente tú ya sabes cuáles son, y todo eso puede dar un resultado negativo en tu negocio a fin de mes. Como dicen “mucho trabajo, poco dinero”.

Esto es más común de lo que crees. Sobre todo en los empresarios autoempleados que hacen “todo”, pero al final el negocio no produce dinero. Para descifrar esto es indispensable que hagas una lista donde escribas todas y cada una de las actividades que haces durante el día. Después debes analizar cuáles sí están produciendo dinero y cuáles no. Enfócate en las que sí, y las demás delégalas para que tengas más tiempo para las actividades verdaderamente productivas.

Lo segundo que tienes que analizar es el motivo de tener tu empresa. ¿Cuál fue el principal motivo para abrir tu empresa?, ¿qué querías lograr?, ¿cuánto necesitas ganar para lograr eso? Hoy puede ser que estés lejos de lo que querías inicialmente, y si eres de los que piensa “pero no importa, si sigo trabajando duro algún día lo voy a lograr” déjame decirte que estás equivocado. No se trata de la cantidad de trabajo sino de la calidad del mismo.

Realiza el siguiente ejercicio. Primero anota el motivo por el cuál tienes tu empresa y la cantidad de dinero que necesitas para poder lograr eso que quieres. Acto seguido determina cuántas horas quieres trabajar a la semana. Quiero que pongas énfasis en QUIERES, no tienes. Digamos que determinaste que el motivo de tu empresa es darle la mejor educación a tus hijos y tener libertad financiera para toda tu vida, y determinas que para eso requieres ganar 10,000 dólares libres cada mes. También determinaste que quisieras trabajar 8 horas diarias, 5 días a la semana, dando un total de cuarenta horas. Ahora quiero que dividas la cantidad de dinero entre 4 semanas y después entre las horas que determinaste. En el ejemplo, 10,000 entre 4 son 2,500, entre 40 horas son 62.5 dólares por hora.

Una vez que determines es número, reflexiona sobre las siguientes preguntas: ¿las actividades que realizo valen $XX (la cantidad que determiné) por hora?, ¿si contratara a alguien para hacer lo mismo, estaría dispuesto a pagarle esa cantidad?, ¿cuáles actividades sí valen la tarifa determinada por hora?, ¿qué otras actividades que hoy no realizo valdrían esa cantidad por hora?, ¿qué actividades tengo que hacer para que valga la pena pagarme esa cantidad por hora?

Si es la primera vez que analizas esto, es muy posible que muchas de tus actividades estén muy por debajo de lo que vale tu objetivo. Por lo tanto, esto significa que estás haciendo cosas improductivas y deberías dejar de hacerlas si un día quieres ganar el dinero que estableciste. Mientras sigas haciendo actividades de bajo valor, será difícil que la empresa genere grandes resultados, sin importar que tanto “trabajo duro” y horas pongas en tu empresa.

Ahora ya lo sabes, no solo es trabajo duro, es trabajo productivo. Si tienes dudas envíame un email a enrique@enriqueescamillaonline.com con tú análisis de acuerdo al ejercicio de los párrafos anteriores y con gusto te puedo apoyar.

20201211_180041_0000.png

Lo que acabas de aprender hoy te ha destacado de la mayoría de los empresarios. Hoy tienes el poder de cambiar tus actividades por aquellas de alto valor. Con esto trabajarás menos y ganarás más.

Toma responsabilidad de tu empresa y tus resultados futuros. El conocimiento ya es tuyo, depende de ti tomar acción.

Si eres de los que tiene mucho trabajo y poco dinero, regálame un comentario en la parte de abajo y dime si te sirvió esta información.

Enrique Escamilla Cantú es un profesional de los negocios con más de 20 años de experiencia en negocios internacionales, articulista, escritor de libros, conferencista y mentor empresarial. Su misión es impulsar a 100,000 empresarios a lograr más de lo que han soñado. Si quieres saber más entra a Facebook, Instagram o tu red social favorita y busca Enrique Escamilla Cantú y/o domiina group.

Suscríbete al blog para aprender más sobre cómo hacer crecer tu empresa. 



Categorías:emprender, metas empresariales, Negocios

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: