Mientras veía el juego, no pude dejar de notar la cantidad de jugadores de color que tiene la selección francesa. La mayoría de estos son de origen africano. Entonces dirigí mi atención al equipo croata, observando que no había un solo jugador de color. Pensé también en el equipo español, que carece también de jugadores de origen africano. 

Anuncios