Más utilidades sin vender más

Por: Enrique Escamilla Cantú

Hola empresario. Al gestionar una empresa, las ventas son parte fundamental del resultado, y por esto se puede caer en la idea de que la única forma de ganar más dinero a fin de mes es vender más. Sin embargo esta no es la única forma. Si quieres ganar más sin necesariamente aumentar tus ventas, te lo voy a explicar ahora mismo.

Para muchos empresarios aumentar constantemente la venta es un gran reto. Ante la necesidad de cada vez ganar más dinero, estar pensando constantemente cómo incrementar las ventas puede ser frustrante cuando la venta simplemente se mantiene estancada.

Hoy quiero compartirte una visión diferente, que te permitirá incrementar tu rentabilidad, sin la necesidad de vender más productos o servicios, conseguir más clientes o estar estresado constantemente por alcanzar esa meta de ventas que fijaste hace mucho tiempo y no has conseguido.

Para poder entender esto, veamos primero cómo se distribuye financieramente el dinero que viene de una venta. El ingreso obtenido de una venta se puede distribuir en el precio que paga el cliente, los impuestos, los costos de producir y entregar el producto o servicio, y los gastos indirectos que necesita el negocio para funcionar. El resultado de todo esto es la utilidad.

Veamos en un ejemplo:

Precio de venta 100 usd

Impuesto 10 usd

Costo 50 usd

Gastos 10 usd

Utilidad 30 usd

Ahora empecemos a mejorar nuestra rentabilidad. Primero buscaremos aumentar el precio. ¿Qué sucedería a tu negocio si aumentas el precio un 1% o un 10%? En muchas ocasiones el precio de tu producto o servicio puede subir sin afectar tu volumen de compra. Recuerda la última vez que compraste comida rápida, posiblemente pagaste alrededor de 10 usd. ¿Hubieras dejado de comprar si te hubiera costado 11 usd? La respuesta más común es que no, hubieras realizado tu compra y muy posiblemente ni siquiera te hubieras dado cuenta de que subió el precio. Este incremento significa un 10% más que va directo al resultado, y al bolsillo del empresario.

Pasemos ahora al costo. ¿De qué forma puedo disminuir un 1% o un 10% el costo de mi producto o servicio? Hoy platicaba con un empresario de Guadalajara, México, que tiene restaurantes y me comentaba que en su negocio tiene un horno donde todos los días hacen el pan. Comentaba que, analizando sus costos, tendría un ahorro importante si en lugar de haber invertido en el horno y todos los días consumir electricidad y gas para hacer el pan, además de otros costos operativos para la gestión de ese proceso, simplemente lo compraran ya hecho. El proveedor le entregaría diariamente a la hora convenida y sería pan recién hecho, tal cual y como hoy lo ofrece, pero ahorrando en el proceso.

¿Sabes en qué se gasta cada dolar en tu negocio? Aunque digas que sí, te invito a hacer una revisión profunda de tus gastos. En la mayoría de las organizaciones, existen gastos que se pueden disminuir, y tal vez te lleves una sorpresa al encontrar algunos gastos que no tienen razón de ser o que posiblemente ni siquiera conocías. Recuerdo el caso de Joaquín, un empresario que al revisar los gastos de su constructora se dio cuenta que estaban pagando un servicio de telefonía que hace 5 años habían dejado de utilizar. Revisa tus gastos y piensa cómo puedes reducir tus gastos un 1% o un 10%.

Hagamos nuevamente el ejemplo, pero ahora apliquemos un 1% de mejora en cada rubro:

Precio de venta 101 usd

Impuesto 10.1 usd

Costo 49.5 usd

Gasto 9.9 usd

Utilidad 31.5 usd

¿Puedes ver la diferencia en la utilidad? En el primer ejemplo la utilidad fue de 30 usd, en el segundo subió a 31.5 usd. Si no te parece mucho, piensa con detenimiento, porque esto significa un aumento del 5% en la utilidad. Y solo mejoramos el 1% en cada rubro. ¿Qué lograrías si en cada rubro o en algunos mejoras al 2%, al 3%, o al 10%? Fácilmente puedes encontrar un 50% más de rentabilidad, sin buscar más clientes, vender más volumen y sin estar estresado por esa meta de ventas que nunca se logra.

A este proceso todavía puedes agregar una revisión puntual a tus deducciones fiscales, asegúrate que todos tus gastos sean deducibles, y si no lo son, busca la manera de convertirlos para que todavía puedas mejorar más tu utilidad.

Realiza el ejercicio que vimos en el ejemplo con tus número reales de tu empresa y calcula la cantidad de dinero extra que ganarías si mejoraras un 1% tu precio, costos y gastos. Déja tu resultado en los comentarios. Te vas a sorprender.

Sígueme en Instagram @enriqueescamilla.oficial y asiste a una de las clases gratuitas. Lo que descubrirás ahí cambiará por completo la forma en que ves tu negocio y tu vida.

Enrique Escamilla Cantú es fundador del movimiento Empresarios Libres, donde ayuda a empresarios a ganar más y vivir mejor. Profesional de los negocios en México y USA con más de 20 años de experiencia, autor de libros de negocios, conferencista y creador de Método Dueño de Negocios X3.

Suscríbete a lafuentedeideas.com para ser el primero en recibir mis artículos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: