Por: Enrique Escamilla

La campaña presidencial en los Estados Unidos está que arde, pero solo de un lado, del lado republicano, donde Donald Trump ha logrado atraer a todos los medios de comunicación nacionales e internacionales a través de una bien armada campaña con tintes escénicos que se basan en la frase “Volvamos a hacer grande a América”.

Donald Trump 1

Donald Trump (por cierto de padre inmigrante), un tipo que conoce perfectamente dos cosas. La primera es que conoce perfectamente cómo se mueve el dinero y el capital en Estados Unidos, ya que posee una gran fortuna y la ha sabido capitalizar, al punto de estar hoy como posible candidato a la presidencia de Estados Unidos. La segunda, conoce perfectamente el Show Business en Estados Unidos. Tal vez por mero interés personal, o para ganar poder, Trump ha estado muy ligado a la televisión, incluso llegó a tener un programa con su nombre, un reality show donde el objetivo era ser el mejor empresario, de acuerdo a la calificación de Trump. También ha participado en espectáculos televisivos de mucho peso en Estados Unidos como lo es la lucha libre WWE, donde ha participado (con pésimas actuaciones) a lado de los grandes ídolos de la arena estadounidense.

Donald Trump wwe

Estos dos factores llevaron a Trump hoy al escenario nacional e internacional. Literalmente montó un show alrededor de su campaña. Hay que ver sus discursos y sus gestos para poder observar que es un gran show y que posiblemente ninguna palabra que sale de su boca tiene que ver con su verdadero pensar, y que todo es parte de una estrategia mediática para elevar su popularidad entre algunos sectores de la población.

Donald Trump 5

Tomando temas radicales, firmes y controversiales, Trump ha logrado acaparar los reflectores y generar una gran pasión en aquellos que comparten alguno de los ideales presentados en su campaña. Sin embargo, estos esfuerzos no lo llevarán a ser Presidente. Su intención desde un inicio no era ganar la presidencia, sino pasar de ser un tipo millonario y conocido, a ser un tipo millonario, conocido y con gran influencia política, que es ahí donde podrá ganar poder y con ello seguir creciendo la fortuna Trump.  Claro que si en un descuido el voto le favorece, pues ni hablar, Estados Unidos tendría al presidente más racista y menos preparado políticamente, si es que su administración sigue la línea que promulgó en su campaña, aunque esto sería muy poco probable.

Donald Trump 3

Hasta donde ha llegado el tema Trump, que Joe Biden, Vicepresidente de los Estados Unidos, tuvo que pedir una disculpa pública al Presidente Enrique Peña Nieto (claro, sin mencionar en ningún momento a Trump, solo se refirió a “algunos personajes políticos”) por los comentarios racistas en contra de los mexicanos.

No hay que dejarnos impresionar por los medios. Trump conoce perfectamente el show y seguirá trabajando con ello para seguir ganando popularidad y poder tener una parte de la población estadounidense a su favor, pero solo para sus fines personales. Trump nunca ha pensado ni pensará en el bienestar de Estados Unidos. Y si por algún error matemático, Trump es electo Presidente, no pasará nada extraordinario, ni se levantaran muros, ni habrá deportaciones masivas, ni mucho menos. Estados Unidos es más grande que la boca de Donald Trump.