Por: Enrique Escamilla

**Publicado originalmente el 1 de septiembre de 2014

Hoy nuestro mundo se transforma, avanza rápidamente a través del tiempo que incita a moverse cada vez con mayor velocidad. ¿El rumbo? El progreso. Las transiciones tecnológicas hacen de este mundo un ente cambiante, en donde el que no cambia, muere, y el que no avanza, retrocede. Las grandes transformaciones tecnológicas, sociales, económicas y políticas, nos mantienen viviendo en un mundo donde hay que afrontar nuevos retos todos los días. Un mundo en donde quedarse estático no es sinónimo de detenerse, sino un claro signo de ir hacia atrás.

Hoy México se está transformando y reformando hacia un nuevo país. Uno que esté a la altura de la corriente internacional en diversos temas que son fundamentales para el desarrollo de la nación. La reforma fiscal, energética, educativa y otras han dado paso a un nuevo México, uno en donde se respira la esperanza de un futuro mejor.

De la misma forma, de la mano de las reformas federales, las entidades hacen su parte. En Coahuila se están dando grandes avances que llevan al estado en la dirección correcta, alineándose con las estrategias federales para generar los mejores resultados para la población. Coahuila cuenta con un gobierno responsable, que atiende los problemas, que busca soluciones, que mantiene la paz y el orden, que busca bridar más oportunidades a los jóvenes, a las mujeres, a las personas con capacidades diferentes, a las personas de la tercera edad, a los niños, a las niñas  y a las familias. Un progreso ordenado, responsable y con rumbo. Así es Coahuila.

No hay mejor forma de ver esto que analizando los datos estadísticos que se presentan en diversas fuentes de información nacional e internacional acerca del desarrollo de las comunidades. Una de estas fuentes es el Instituto Mexicano para la Competitividad http://imco.org.mx organismo que recopila información y presenta análisis sobre la competitividad de los países, los estados y los municipios en diversos rubros. En este escenario, se puede encontrar mucha información acerca del avance que ha tenido el país en diversos temas como el desarrollo económico o la educación. De acuerdo al IMCO, Coahuila va bien. Tiene un rumbo fijo que busca los primeros lugares en los indicadores en todos los temas. Las comparativas entre las posiciones que ocupaba Coahuila hace 3 años y las de hoy son impactantes. El rumbo se fortalece, la responsabilidad paga con creces.

Estos indicadores que realizan evaluaciones y comparativas nacionales e internacionales permiten a los inversionistas extranjeros conocer la situación de cada una de las regiones, y es gracias a los excelentes resultados de Coahuila, que hoy cada vez más inversionistas de todo el mundo están interesados en este estado como una fuente potencial de inversión. Esto, aunado a una política agresiva de atracción de inversiones, genera en el estado un clima de empleo y crecimiento que nunca antes se había visto. Seguir por este camino es posiblemente la ventana a un record en generación de empleos en la entidad.

De igual forma, las políticas y reformas en materia de transparencia en Coahuila, han dado pie a una nueva era en lo que refiere a la información pública  y a los derechos de los ciudadanos sobre el ejercicio de los recursos públicos. Coahuila ha promulgado una nueva ley de transparencia del más alto nivel, la cual será el primer escalón para realizar reformas federales, y definitivamente para posicionar a Coahuila en primer lugar nacional en este tema.

Un gobierno responsable, que toma decisiones por más difíciles que sean, que no busca la popularidad sino el reconocimiento, que apoya la transparencia, que trabaja para solucionar problemas que se vienen acarreando por años, que al terminar la gestión entregará un estado más fuerte, con rumbo, con empleo, con seguridad, con oportunidades. Así es el Gobierno de Coahuila que encabeza Rubén Moreira. Un gobierno responsable.